sábado, 24 de noviembre de 2007

Precauciones Estandar y Especificas

Las medidas de aislamiento o precauciones están destinadas a proteger al paciente y al personal de salud. Actúan sin modificar el hospedero ni el ambiente, sino que interrumpen la cadena de transmisión de microorganismos.

Esto es particularmente importante para la prevención de IIH y se considera una medida fundamental y básica a implementar siempre en la atención de salud.



Luego de una larga evolución histórica, los conceptos de aislamiento o precauciones vigentes en la actualidad están basados en recomendaciones del Centro de



Prevención y Control de Enfermedades, Atlanta, EE.UU. de 1996. Estos fueron implementados en Chile en 1999 y reemplazan a las antiguas precauciones universales.



Según estas recomendaciones existen 2 tipos de precauciones:




Precauciones estándar: consisten en las medidas que se deben tomar frente a todo paciente, en cualquier tipo de atención y en cualquier lugar en que se realicen cuidados de salud. Incluyen y combinan la higiene de las manos y las medidas que se aplican frente a exposición a sangre y fluidos corporales.



La higiene de las manos consiste en asegurar que durante la atención del paciente las manos estén libres de microorganismos, lo que se puede lograr de 2 maneras, mediante el lavado de manos tradicional con antisépticos o mediante el uso de productos basados en alcohol (desinfección de las manos). De acuerdo a lo mencionado, la higiene de las manos deber ser siempre antes y después de la atención de todos los pacientes. Esta medida ha demostrado ser no sólo la más efectiva sino también costo-efectiva.



Lamentablemente la adherencia reportada en la mayoría de los hospitales es baja, en promedio 40%, lo que constituye un gran desafío para mejorar la atención de los pacientes10. Esto se ha podido lograr con programas intensivos de promoción de lavado de manos, que han logrado disminuir las tasas de infecciones1.



El lavado de manos tradicional clínico se realiza con agua y jabón antiséptico entre 15-30 segundos y el lavado quirúrgico por 3-5 minutos. De esta forma se logra tener manos libres de microorganismos patógenos y seguras para la atención de los pacientes.



Como alternativa a lo mencionado, durante los últimos años se ha incorporado el concepto de desinfección de las manos utilizando nuevas formulaciones basadas en alcohol, las cuales han demostrado ser tan efectivas como el lavado de manos tradicional clínico e incluso más simples que éste. El uso de alcohol-gel sólo sirve si las manos están visiblemente limpias y secas y ha demostrado mejorar la adherencia a la higiene de las manos, dada la rapidez de uso, mayor facilidad de acceso y menor probabilidad de dermatitis con el uso frecuente, comparado con el lavado clínico de manos tradicional con antisépticos.



No se ha recomendado su uso para el lavado quirúrgico, por presentar muy poco efecto residual.



En aquellos pacientes en que exista riesgo de exposición a sangre o fluidos corporales, debe agregarse protección adicional al lavado de manos, lo que incluye siempre el uso de guantes y protección ocular o delantal si se anticipa aerosolización del fluido. En la práctica la protección usada en pabellón corresponde a precauciones estándar, llevadas a la situación de máxima barrera con el uso de técnica aséptica.



Complementariamente, es muy importante la disposición adecuada del material corto-punzante después de ser utilizado, con el fin de evitar accidentes con exposición a sangre y fluidos corporales, siendo el operador el responsable de eliminar el material de manera segura en cajas adecuadas.



Se debe tener presente que las precauciones estándar son independientes de la condición de infección conocida de cada paciente, como por ejemplo infección por virus de inmunodeficiencia humana, dado que deben aplicarse a todos los pacientes.





Precauciones específicas: consisten en las medidas que se aplican a pacientes seleccionados, que están infectados o colonizados por microorganismos epidemiológicamente importantes y están basadas en interrumpir las vías de transmisión de estos agentes. Se consideran complementarias a las precauciones estándar y deben implementarse frente a la sospecha de infección. Se incluyen 3 tipos:





Precaución aérea o respiratoria: aislamiento usado en pacientes con enfermedades respiratorias transmitidas por la vía aérea en partículas pequeñas (<5 style="font-family: Symbol;">ìm) que permanecen suspendidas en el aire y pueden dispersarse a distancia. Para su implementación requiere de habitación individual con puerta cerrada, manejo especial del aire (presión negativa) y uso de mascarilla siempre al atender al paciente. En la actualidad las enfermedades que requieren este manejo son: tuberculosis pulmonar, infección por virus varicela-zoster (varicela y herpes zoster diseminado o en inmunosuprimidos), sarampión, síndrome respiratorio agudo severo (SARS) e influenza aviar.



– Precaución de gotitas: usada en pacientes con enfermedades respiratorias transmitidas por “gotitas” (partículas grandes >5 ìm), generadas por el paciente al toser, estornudar o conversar. Las partículas infecciosas no alcanzan más allá de 1 metro de distancia desde el enfermo. Para su implementación requieren pieza individual idealmente, sin embargo, si no se dispone de ésta puede aislarse en cohorte manteniendo una distancia apropiada de más de 1 metro entre los pacientes. No requiere manejo especial del aire y el uso de mascarilla se recomienda al estar a 1 metro o menos de distancia del paciente. Corresponden a múltiples enfermedades respiratorias virales y bacterianas, incluyendo por ejemplo la influenza humana, infección por Neisseria meningitidis, Bordetella pertussis y muchas otras.



– Precaución de contacto: Se utiliza en pacientes con infección o colonización conocida o sospechada por microorganismos transmitidos por contacto directo o indirecto y que son considerados para el hospital como epidemiológicamente importantes, habitualmente multirresistentes. Para su implementación requiere uso de guantes y delantal limpio, no estéril o pechera plástica siempre que se atiende al paciente.



Además se recomienda el uso de instrumental exclusivo en la unidad de cada paciente.



Cada hospital debe definir qué microorganismo y en qué condiciones se implementará esta medida, pero habitualmente se recomienda en infecciones o colonizaciones por: Staphylococcus aureus meticilino resistente, Enterococcus resistente a vancomicina, Acinetobacter baumanii, enterobacterias productoras de betalactamasas de espectro extendido, Clostridium difficile, etc.



La transmisión de estos agentes constituye un riesgo elevado de IIH, especialmente de neumonía asociada a ventilación mecánica, infección urinaria asociada a catéter urinario permanente e infección de herida operatoria.



Está demostrada la utilidad de esta medida adicional a las precauciones estándar, dado que disminuye en 4-5 veces la probabilidad de transmisión del agente.



4 comentarios:

Pitiriasis Versicolor dijo...

Hola compañeros, muy interesante su blog. Los felicito esta muy bonito....
Me llama mucha la atención el tema de las infecciones intrahospitalarias, ya que, en la actualidad constituyen un indicador de calidad en la atención de salud. Y además la introducción de nuevas tecnologías farmacológicas como los antibióticos de amplio espectro y de última generación han aumentado la formación de cepas microbianas más resistentes, y por ende mayor prevalencia en este tipo de infecciones.


También quisiera acotar que la profilaxis de las IIH no se basan solamente en las medidas de precaución estándar, o en la precaución por vías de transmisión, si no que existen además las precauciones basadas en el germen específico.

Un ejemplo de esto la profilaxis para Clostridium difficile que también es un agente causante de IIH asociada a la vía gastrointestinal.

Dentro de la profilaxis para la infección por este agente, tenemos algunas particularidades como por ejemplo:



- Desinfección ambienta y de superficies con clorexihidina, en vez de solución clorada, debido a que este agente posee la capacidad de esporular y la clorexihidina es un agente desinfectante que elimina esporas.

- Manejo de ropa, manipularla suavemente con guantes y pechera, y retirarla en bolsa nylon.

Marcela Lobos C.

varinia dijo...

ocuparnos de las infecciones intrahospitalarias es una obligación de todos los miembros del equipo de salud. Por lo general, las enfermeras cumplimods con todas las normas, pero el personal médico obvia o resta importancia a muchas medidas de precaución. Espero que este pequeño comentario sea tomado en cuenta por los galenos de todo el mundo.

UVEH dijo...

Muy interesante su blog, contiene información muy concreta y sencilla de entender.
El tema de las infecciones Nosocomiales o intrahospitalarias es un tema de suma importancia y me permito agregar que estas infecciones existen en todos los hospitales, incluso en los que cuentan con más recursos, obviamente la tasa de IN variara entre los hospitales públicos y los privados ya que en estos es menor debido a su corta estancia, mas sin embargo su tasa de IN no puede ser de 0 ya que esto solo nos daría a pensar en dos cosas, primero que es imposible y segundo que no tienen una buena vigilancia epidemiológica ya que menciona, las IN no solo son ocasionadas por factores de riesgo externos, sino también por los propios del paciente.
También cabe mencionar que las infecciones mas comunes asociadas a factores de riesgo son:
• Bacteremia asociada a Catéter Venoso Central
• l. de Vías Urinarias asociada a Cateterismo Vesical
• Neumonía asociada a Ventilación Mecánica
• Infección de Herida Quirúrgica
• Conjuntivitis
Por otro lado el uso excesivo de antibióticos también suelen desarrollar una Candidiasis. Por ello es importante la correcta profilaxis de antibióticos. Y hacer una correcta “técnica de Higiene de manos” y hacerla “En los 5 momentos”.
Recordemos ANTETODO NO DAÑAR.

Enf. Andrea García López

Cristian Donoso Urrutia dijo...

Hola, han escuchado hablar del consumir Arandanos Rojos (Cranberry)?
Esta baya es milagrosa contra las infecciones urinarias.
puede ser una alternativa natural para este problema.
distribuimos en Santiago este fruto en, concentrado y deshidratado.

cranfood@gmail.com
97462902